Consejos

Di no al castigo físico

A continuación explicamos algunas razones por las que no debemos utilizar el castigo físico (castigo positivo) con nuestros compañeros:

• La gran mayoría de las situaciones se pueden solucionar mediante refuerzos, por lo tanto el castigo no es necesario.
• Al castigar creas perros nerviosos, inestables, inseguros, e impredecibles. Esto es debido a los problemas de ansiedad, estrés, y emocionales que produce el castigo.
• ¿Que intensidad debes aplicar en el castigo? Es algo muy dificil de medir. Si rompe un pantalón ¿que fuerza debes aplicar?, ¿si se come tu cena?, y ¿si rompe el sofá?
• Si no castigas en el momento exacto producirás una asociación indeseadad.
• La agresividad produce agresividad. Dado que existe dolor puede que en cualquier momento el perro se defienda, fomentando la agresividad, algo que seguramente nunca se hubiese producido. • Si habitúas al perro al castigo físico, cada vez deberás incrementar la fuerza, ¿dónde está el límite?
• Mediante el castigo positivo no educas, tu perro no aprenderá que debe hacer y que no.
• Las prisas no son buenas, y menos en la educación. Parece que el castigo positivo es una forma rápida de aprendizaje, nada más lejos de la realidad. Tómate tu tiempo para educar a tu compañero.
• Mediante el castigo positivo no tratas el problema, seguramente lo incrementes.

Y para finalizar, ¿que es más bonito, una relación creada a base de vínculo, comprensión, y una buena educación? o ¿una a base de castigo físico y miedo?